Los trucos perfectos para cuidar tu piel

Patrocinador

Para conseguir un efecto jugoso, es muy importante la limpieza, tonificación y posterior hidratación de la piel pues cuando los poros se obstruyen, la piel pierde todo tipo de luminosidad. Para evitar esto, es aconsejable utilizar un exfoliante facial una vez por semana en pieles normales, mixtas o grasas y una vez cada quince días, en casos de pieles más frágiles o sensibles.

Además, debemos recordar que un buen maquillaje, empieza siempre con una buena hidratación. No intentéis saltar este paso, porque cuando una piel no está lo suficientemente hidratada, el maquillaje, por muy bueno que sea, se cuartea y acartona desde el momento de su aplicación. Reconoceréis fácilmente una piel deshidratada porque su aspecto es totalmente mate y carente de luz.

Exfoliación

Exfoliación en dermatología es el proceso natural de renovación celular de la piel mediante la eliminación de las células muertas de la epidermis. Además, también se usa para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela, y decolorar o eliminar manchas.

No conviene abusar de este tipo de tratamiento, pues puede llegar a irritar las pieles delicadas. En cualquier caso, tras una sesión de limpieza con un producto exfoliante, conviene hidratar adecuadamente la dermis con un producto específico, según su tipo y necesidades

 

Tonificación

Para aplicar el tónico es esencial contar con la piel completamente libre de impurezas. Se recomienda por ello limpiar previamente el rostro con un producto formulado para tal fin (exfoliación).

El tónico completa la higiene del rostro equilibrando la hidratación. Al aplicarlo, se remueven las células muertas posibilitando que la crema hidratante, aplicada luego de la tonificación, penetre mejor en la piel, resultando ésta más efectiva y manteniendo la luminosidad.

Hidratación

La hidratación ayuda a que ésta mantenga su elasticidad y su función barrera. La capa más superficial de la piel, el estrato córneo, tiene un porcentaje de agua comprendido entre el 10 y el 20%. Niveles de agua por debajo del 10% hacen que la piel se vuelva más frágil, áspera y menos brillante.

La hidratación es súper importante porque se vuelve más resistente, previene la sequedad, mejora su aspecto y retrasa la aparición de arrugas.

Más artículos
Las bodas naturales son tendencia

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Apúntate y estarás al tanto de todas nuestras novedades y promociones. ¡No te pierdas nada!